976 603 740 info@metalepila.es

Disfrutar de un entorno silencioso y agradable es imprescindible a día de hoy para reducir el estrés y poder trabajar, estudiar o relajarnos de forma adecuada, y para ello os vamos a explicar cómo insonorizar ventanas, un proceso que vais a poder hacer en cualquier entorno, disfrutando de una sustancial mejora.

 

Elige una ventana con un buen aislamiento acústico

A la hora de insonorizar ventanas, debemos empezar teniendo en cuenta que existen ventanas con diferentes aislamientos acústicos.

En el caso de que nos estemos planteando hacer una reforma completa, o incluso, si los niveles de ruidos son muy elevados, la solución puede empezar por invertir en unas ventanas de calidad y que nos ofrezcan el mejor aislamiento posible.

En este sentido deberemos estudiar el tipo de perfiles que la componen, así como otros aspectos que nos pueden ayudar como por ejemplo el tipo de apertura.

Aquí podemos optar por las que son basculantes, ya que tienen por norma general un mejor cierre reforzado con goma que garantiza el máximo aislamiento tanto acústico como térmico.

 

Invierte en unos buenos vidrios para aislar acústicamente

Pero de nada sirve comprar unas buenas ventanas si no incorporan unos vidrios de calidad.

En este caso, lo ideal es optar por aquellos que ofrezcan un buen grosor, además de una cámara interior formada por la instalación de doble vidrio.

 

Instala unas buenas cortinas

Unas cortinas gruesas y que cubran por completo toda la ventana, también van a ayudar mucho a reducir la entrada de ruido.

De hecho, se trata de una alternativa fácil de instalar y que no requiere una excesiva inversión.

 

Las persianas pueden ayudarte a reducir el ruido

Otra forma interesante de insonorizar las ventanas es mediante la utilización de persianas.

Eso sí, debemos tener en cuenta que en el mercado vamos a encontrar diferentes materiales y calidades, lo que significa que debemos optar por aquellas que nos aseguren un mejor sellado, lo cual también favorecerá la seguridad y el clima dentro de la estancia.

 

Asegúrate de que todas las juntas están bien selladas

Uno de los problemas más frecuentes que encontramos en las ventanas es precisamente el hecho de que no están convenientemente selladas.

Esas pequeñas grietas, poros y juntas abiertas hacen que incluso la ventana más insonorizada, permita el paso del ruido al interior.

Por ello, os recomendamos que reviséis bien todo el perímetro y las partes móviles de vuestras ventanas, utilizando espuma de poliuretano y gomas para garantizar un buen sellado de todas y cada una de sus partes.

Como podéis observar, para lograr una buena insonorización en cualquier estancia, tan solo tenemos que elegir ventanas de calidad y adaptadas a nuestras necesidades, además de recurrir a las persianas, cortinas y a un buen sellado para conseguir los mejores resultados.