976 603 740 info@metalepila.es

Las persianas son uno de los complementos ideales a la hora de dar comodidad y seguridad a nuestra casa. Gracias a su eficiencia y alta calidad, podemos proteger nuestro hogar de los efectos de la radiación solar, del granizo e incluso de posibles intrusos.

Por lo demás nos otorgan una oscuridad total en nuestras habitaciones, facilitando el descanso en cualquier momento del día. Son fáciles de utilizar y no requieren mayor mantenimiento, puesto que sus componentes suelen estar fabricados con materiales del más alto nivel.

Sin embargo esto no quiere decir que sean infalibles. En ocasiones podemos encontrarnos con algunos inconvenientes en su funcionamiento, cuestiones cotidianas que pocos saben cómo tratar y que a final de cuentas terminan costándonos la contratación de algún servicio.

Es por esto que en Metal Epila, empresa de ventanas en Zaragoza, queremos darte algunos consejos básicos, para que puedas reparar los pequeños inconvenientes de tus persianas sin la necesidad de desembolsar dinero. Presta mucha atención a los siguientes puntos y toma nota de nuestras instrucciones.

La persiana se atasca

Una situación bastante molesta al interior de los hogares es cuando la persiana se atasca y no nos permite subirla ni bajarla. En estos casos el motivo suele ser que alguna pieza se ha estropeado al interior o que existe algún elemento bloqueando el mecanismo.

Lo que podemos hacer para encontrar una solución es quitar la parte superior de la persiana y revisar en qué estado se encuentran los motores de movimiento. Si se ha roto una lama tendremos que llamar a alguien para que la reemplace, pero si el problema viene de un atasco común, solo bastará con reposicionar la cinta.

Cambiar la cuerda

Puede parecer todo una faena, pero lo cierto es que cambiar la cuerda de una persiana es mucho más sencillo de lo que crees. En primer lugar deberás quitar la tapa del cajón y retirar los tirantes que sujetan el mecanismo central. Posteriormente será necesario que desatornilles el eje y que lo quites del lugar en que se encuentra.

Cómo reparar una persiana en Zaragoza

Con este eje en tus manos podrás quitar sin mayores inconvenientes la cuerda del disco. Ahora será el turno de hacer lo mismo en la zona del recogedor, para lo cual comenzaremos por quitarle la tapa. Finalmente deberás instalar la cuerda en la parte superior, unirla con el recogedor y volver a montar todo.

La persiana se baja sola

Esta situación se da cuando la pestaña del mecanismo que recoge la persiana no está haciendo bien su trabajo. Por lo tanto, para resolver este inconveniente será necesario retirar el recogedor de la pared, o abrirlo según sea el tipo de producto que tengamos en casa, para posteriormente revisar la trayectoria de la cinta.

Esta cinta debería estar atravesando una pequeña pestaña, la cual se encarga de mantener inmóvil la persiana. Tras años de estar utilizándola esta pestaña sufrirá un desgaste continuo, lo que puede estropear su óptimo funcionamiento. Lo que tendremos que hacer será acomodar dicha pestaña y ajustarla de manera tal que presione con fuerza suficiente la cinta.

Rotura del motor

Si bien la incorporación de un motor a nuestra persiana puede traernos enormes beneficios en relación a la comodidad de nuestra rutina, también tiene fallos mucho más complejos. En casos como esto, lamentablemente tendremos que señalar que no existe nada que podamos hacer, a menos que tengamos conocimientos sobre el interior del mecanismo.

En la mayoría de los casos solo es necesario reajustar cables y mecanismos, aunque en esta situación lo mejor será llamar a un experto en persianas y motores en Zaragoza. Por supuesto, si presentas cualquier otro problema relacionado con tu persiana y no eres capaz de solucionarlo, siempre puedes ponerte en contacto con nuestro personal.